En el marco europeo, la autoridad competente considera la promesa de la eficiencia energética como un objetivo cada vez más importante. Después de todo, la política energética se puede transformar en ahorros económicos y muchas otras rentabilidades.

Por tanto, no es de extrañar que también sea un aspecto muy prudente de la gestión empresarial.

El boom de la eficiencia energética y sus causas

Más o menos, todas las empresas dependen del acceso y uso de la energía. Ya sea en la industria, las empresas o incluso los hogares, los ahorros que genera una gestión adecuada de la energía son cada vez más relevantes.

Por un lado, el aumento gradual de los costes de la electricidad ha provocado un descenso de la competitividad de las empresas. Por otro lado, la conciencia ambiental actual es más fuerte que hace unos años, y mucho más fuerte que hace diez años.

Gestión de energía empresarial 

Tan relevante como otros campos: la logística, la administración o la gestión de personal, es la gestión energética de la empresa. Esto lleva al requisito de contar con los expertos y los recursos humanos precisos.

El campo de las energías renovables y la eficiencia energética se está convirtiendo en un motivo de creación de empleo y un campo de reciclaje para los profesionales. Es un indicador de la relevancia que tiene y tendrá el departamento.

La eficiencia energética ayuda a las empresas a detectar y corregir sumideros de consumo desconocidos, baja eficiencia energética, eliminar procesos redundantes y reemplazar equipos viejos que desperdician energía.

Mediante medidas correctoras se puede mejorar la eficiencia, reduciendo así la factura de la luz, consiguiendo así un ahorro económico y una empresa más respetuosa con el medio ambiente.

Tener energía suficiente y asequible y usarla de manera efectiva puede permitir a las empresas aumentar la productividad y la competitividad, al mismo tiempo que aumenta la comodidad y el compromiso de los empleados.

Eficiencia energética: curso de acción

El surgimiento de maquinaria, electrodomésticos y equipos cada vez más eficientes es uno de los factores a considerar. Tecnología de iluminación como LED, mejor aislamiento … Hay varias posibilidades en cuanto a equipamiento y elementos arquitectónicos.

Pero para racionalizarlo, el seguimiento del uso de energía también es una vía destacada. Las empresas, las industrias e incluso los hogares a menudo desperdician energía de manera ineficiente, y esta práctica es fácil de corregir. Pero para evitarlo, el primer paso es detectar este fenómeno no deseado.

En la denominada Industria 4.0, la apuesta por la eficiencia energética es uno de los pilares de la nueva revolución industrial que estamos presenciando.

Visión de eficiencia energética de Europa

A principios de la década, la Unión Europea estableció el llamado objetivo 20/20/20. A través de este objetivo, los estados miembros deben reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (gases de efecto invernadero) en un 20%, lograr un 20% de generación de energía renovable y economizar 20% de energía.

Este objetivo ha sido revisado y mejorado, y para 2030, la reducción de energía será del 30%. La eficiencia energética no es solo una razón para salvar la economía, sino también para el bienestar de los residentes y el desarrollo del ecosistema.

¿Es costosa la inversión en eficiencia energética?

Depende de la escala de las medidas que se tomen, pero la eficiencia energética de la empresa se puede mejorar invirtiendo muy poco capital.

Sin embargo, incluso para las grandes empresas o industrias, la inversión en este tipo de proyectos puede ser considerable, pero la ventaja es que la inversión comienza a recuperarse desde el principio.

Sí, se utiliza la palabra «inversión». Porque una vez que se amortiza el proyecto, la empresa comienza a cobrar ganancias durante la vida útil del dispositivo. 

Si estás interesado en dar el paso hacia la eficiencia energética de tu empresa puedes contactar con nuestro equipo 😉